viernes, 31 de diciembre de 2010

De resúmenes

Toca hacer recuento. Resumen. Balance. Papel en blanco, raya al medio y dos encabezados: "Lo bueno" y "lo malo".
Lo malo siempre ocupa mas espacio en el papel. Por que no se puede definir de forma sintetizada.  Lo malo son cosas como "aquella discusión absurda que tuve", o "aquellos ex-amigos gilipollas que tanto daño me hicieron".
Son definiciones que pesan. Que son más fáciles de recordar por chocantes y dañinas. Menos definiciones, pero más espacio ocupado.
Lo bueno, ocupa menos hueco y es más breve en sus definiciones, por lo que, a priori- parece más escaso. Pero también es más profundo. Llena más. Lo que uno siente al recordar todas esas cosas buenas que han ocurrido, solapa con creces al listado anterior.
Cosas como "Ascenso", "Mudanza", "independencia", Libertad", "Agus", etc, se escriben en un par de lineas. Pero el tiempo que dedicamos a recrearnos con cada uno de estos recuerdos, es notablemente superior. Compensa. Enriquece.

En lo profesional, lo primero que hacemos es acordarnos de nuestro primer día, y compararlo con dónde estamos ahora. Empezamos con el mismo sueldo, pero sin responsabilidades. Ahora cobramos un poco menos por que nos han subido la retención, pero con mas responsabilidad, y con más cargo y poder de decisión. Si en el fondo, es nos gusta, no lo podemos negar. Aunque nos quejemos el resto del año.

En lo económico, me hace gracia el que casi nadie esté contento. A pesar de que "algunos", -como dice siempre Rajoy cuando le echa en cara algo a alguien-,  tengan sueldos asegurados de por vida, pisos alquilados en "B", y pluriempleos. Da igual que en casa entren cuatro mil euros cada mes. Lo importante es quejarse y, a ser posible, llorar y ponerse en peor lugar que los que cobramos apenas mil euros.Hemos terminado de pagar el coche, y hemos aprendido definitivamente a moderar los gastos absurdos de cafés vacíos y copas que nunca hemos querido. Eso se lo dejamos a los que  pretenden anclarse en los 23 de por vida. Nuestros derroches económicos ahora se centran en fines de turismo rural, o decorar un poco más nuestros 100 metros cuadrados, que repercute en un enriquecimiento personal.

En lo ocioso, hemos aprendido a sacar partido a nuestros jovis, vendiendo esas fotografías que tan bonitas nos han quedado. Lo cual, de nuevo, repercute en un enriquecimiento personal. Saber que a alguien le gusta algo que ha hecho uno mismo, no hay dinero que lo pague.
Y valoramos detemindamente lo que hacemos. Ya no apretamos un botón y que salga lo que dios quiera. Ahora, preparamos la toma con meticulosidad, paciencia y entusiasmo.

En lo sentimental, nunca estamos del todo seguros de hacerlo bien. De hecho, hay veces en que lo tenemos clarísimo. Pero cuando todo parece ir perfecto, siempre queda una pequeña sombra en segundo plano. Yo creo que es necesaria. En la pareja, nunca hay que darse por satisfecho. Hay que innovar. Sorprender.Cuando las cosas no van bien, simplemente hay que luchar.

Y en nuestro espacio personal e intransferible, solo nos queda ser sinceros con nosotros mismos. Procurar no mentirnos. Todos sabemos cuando hacemos las cosas bien o mal. Por ayudar o por joder.
Nadie más que nosotros lo sabe. Es absurdo auto-engañarnos. Si le hemos hecho una putada a alguien, aunque no lo reconozcamos cara a la galería, aunque se lo hubiese merecido bajo nuestro criterio, hemos hecho lo que hemos hecho. Y eso quedará en nuestro encéfalo para los restos. Aunque no seas sincero con tus amigos, con tu pareja, con tu familia...trata de serlo contigo mismo. Veras como duele. Eso te ayudará a no ser tan cabrón este 2011. Es mi consejo anual para quien lo quiera utilizar. En cualquier caso, todos sabemos que nadie más que nosotros mismos es nuestro mejor consejero. Aunque nunca está demás echar mano de apuntes ajenos.

Mi resumen no es de los mejores que he tenido. Pero es positivo. Soy positivo. Trato de ver las cosas medio llenas.Espero puntuar más alto este año que entra.

Mi deseo personal es que quienes me quieren, se atrevan a demostrármelo. Y quienes me lo han demostrado, me cedan el turno. A quienes no me han ayudado, e incluso me han entorpecido, les deseo larga vida, para que tengan mucho tiempo para pensar.
A todos aquellos/as con los que me he vuelto a encontrar, el deseo de recuperar  el tiempo de distanciamiento. Con cualquier excusa. A los compañeros de trabajo, con los que comparto estrés diario, la chica del peaje de casi todos los días, la rumana del semáforo del final de la autopista de Vigo, el que siempre se me intenta colar en el carril de Gran Vía a pesar de que nunca lo consigue, los dueños de mi cafetería habitual, de la gasolinera habitual...a todas esas vidas anónimas que sin deberme nada, me dedican una sonrisa, tambien les deseo un mejor 2011.
A quienes se molestan en leerme y en comentarme, les deseo una pronta recuperación. Por que todavía no me explico, con la cantidad de buena literatura que existe, como me dedican su tiempo. Eso me congratula. Gracias.
A quienes colaboran y me enlazan, dobles ración de gracias.
A ti, Agus,  ya sabes lo que te deseo. Luego te lo recuerdo. ;-)

Feliz 2011

3 comentarios:

  1. Unos honestos y sensibles deseos. Que 2011 sea lo mejor para ti y los tuyos. un abrazo

    ResponderEliminar
  2. DDmx, Angel, espero que el 2011 esté lleno de muchas cosas, pero sobre todo, de serenidad.
    Gracias ;-D

    ResponderEliminar