sábado, 24 de septiembre de 2011

De cambio de movil

Si algo me caracteriza es mi rutina. Para según que cosas, soy muy rutinario. Aunque si me lo paro a pensar, no se donde termina la rutina, y donde empieza la comodidad, a la hora de evitar aprenderme los recovecos de un nuevo móvil.
En cualquier caso, lo mio siempre ha sido symbian, el sistema operativo que Nokia ha grabado en las entrañas de sus dispositivos. Me lo conozco al dedillo, hasta tal punto, que puedo describir de memoria la configuración, acceso a través de los distintos menús de opciones o errores típicos de casi cualquier marca de móvil que use este sistema operativo.
Una vez (solo una) me dejé engañar por la publicidad de sony-ericsson, donde entre brillantes colores, múltiples posibilidades de conexión y lineas atractivas, aquel Xperia X1 que escondía un teclado lateral, prometía mas de lo que fue capaz de cumplir, pero claro, tenia Windows Mobile como sistema operativo. Y al igual que el Windows de cualquier PC, con el paso de las horas se ralentizaba, hasta el punto de que quien llamaba, colgaba, antes de que mi móvil empezase a sonar. O se quedaba bloqueado sin síntomas aparentes. Simplemente ibas a llamar...y no podías. Y me pasaba mas tiempo reiniciándolo o sospechando  bloqueos, que usándolo. Hasta convertirse en una obsesión. Como cuando cierras la puerta de la nevera y te preguntas si será en esa ocasión cuando la bombilla ha dejado de funcionar y vuelves a abrir la puerta comprobando que la bombilla sigue funcionando y cierras, pero te lo vuelves a preguntar...?
Pues lo mismo.
Así que me volví a Nokia/Symbian.
No sólo por que me conozco su funcionamiento de memoria, sino por que cualquier otro programa externo que necesitase, ya lo tenia funcionando correctamente, como por ejemplo sincronizar outlook, cuentas de correo, marcadores del navegador, calendario, localizador Gps on-line... y a cada nuevo móvil, tan solo tenia que volcar la copia de seguridad y en segundos, todo funcionando.
Con el trabajo que me dio ponerle a cada contacto su foto,su cumpleaños, su email, su dirección física, un comentario, su cónyuge... como para tener un móvil nuevo y empezar de cero. Ni de coñas.
Pero hay que reconocer que Symbian ya ha cumplido un ciclo. No puede dar mucho más de si. La tecnología avanza sin parar y este sistema, no puede sacar todo el rendimiento que se precisa en determinadas ocasiones y con determinado hardware, así que, tocaba cambiar de sistema operativo.

La elección era evidente para un friki como yo: Android.
Por muchos motivos, entre ellos, su plena y evidente compatibilidad con google (propietario), y todo lo que esto acarrea: Actualización instantánea de todo, simplicidad, multiplicación de app´s, velocidad, millones de usuarios y, por ende, millones de beta-testers, multitarea, multisoluciones, interactividad...
Y el robotito verde del logo mola un huevo.
Y aprovechando que en Vodafone estaban financiando un móvil con una buena pantalla, que es lo que a mi me gusta de un móvil, le pedí al majo de mi mozo que hiciese lo que se denomina comúnmente un "amago": El contactar con otra compañía para hacer la portabilidad, y que así la tuya te llame y te ofrezca "algo" por quedarte. En mi caso, un flamante Samsung Galaxy S II

Hace sólo unos días que lo tengo, y aunque arrancaba con unas peligrosas enormes expectativas, podía haber tenido más por que me he quedado corto pidiendo.. Todo lo que yo esperaba de un móvil, incluso por encima de lo que yo había previsto...está en el primer menú de opciones. Y a mayores, la cantidad tan ingente de posibilidades que incluye de serie (mas las que se le puede instalar después),  es tan elevada, que se me han puesto los ojitos como platos ante un mundo tan suculento.
Claro, Android es linux. Y eso significa libertad, Y eso sí se identifica conmigo.
Ademas, la combinación Android + Hardware hacen de este Samsung una herramienta escandalosa, alucinante, increíble.
Podría comentar  muchos detalles técnicos, o alabar todas las herramientas, ocio o aplicaciones que me esperan.
Podría berrear a los cuatro vientos los placeres y las sensaciones que me va a reportar este terminal.
Incluso podría comparar lo que tenia con lo que tengo.
Pero no lo voy  hacer. Baste decir que esta entrada la he escrito enterita, desde el terminal. ¿alguien se atreve a hacerlo desde el teclado de su móvil?
Ahí queda el dato.

jueves, 15 de septiembre de 2011

De alegrías y novedades

Tengo un vecino, que hace un buen puñado de años se ha ido a trabajar a la capi, ha conocido a la que ahora es su mujer y pronto será la madre de su hijo, o hija. Me lo acaba de comentar por facebook, que se han venido de visita a casa de los padres/suegros al suroeste gallego.
Y, fíjate como son las cosas, que me he alegrado.

¿Por qué no me iba a alegrar?, se preguntará algún lector o lectora de los quince o veinte que pierden su tiempo en este blog.
Pues por que con mi vecino he inter-actuado muuuchas horas, pero muchas, a través de Internet. Incluso y de la forma mas curiosa y casual que a uno se le pueda llegar a venir a la cabeza, hemos coincidido telefónicamente.
También nos hemos leído en alguna ocasión.
Incluso hemos compartido algún amigo/conocido/compañero de trabajo, en el pasado.
Pero nunca nos hemos visto en persona, a pesar de que, cuando fuimos oficialmente vecinos, hasta compartíamos wifi, y vivíamos a un literal tiro de piedra.
Y alegrarse por las circunstancias de alguien a quien no conocers, parece que no está de moda. Pero yo, me algro. Kilos.

Y va a ser padre.
 Uhmm...

Claro; mi friki-entrada, tan bien preparada sobre el sistema operativo de mi nuevo móvil y las peripecias que estoy realizando para importar contactos entre nokia, outlook, kies y android, tienen necesariamente que pasar a un segundo puesto.
Por que no todos los días uno está embarazado.
Y además de alegrarme por la futura paternidad de alguien a quien no conozco personalmente desde hace tantos años, se me pasan por la cabeza esa serie de sensaciones que, a los que -casi con total seguridad-,  no podremos ser padres por cuestiones sociales, se nos pasan por la cabeza, ante una tan grandiosa noticia:

Esa envidia (sana, muy sana) de educar, inculcar valores, sentirte orgulloso, sufrir un poco , disfrutar, compartir, valorar, comprobar como crece, prohibir esa salida, a sabiendas de que se las ingeniará para saltarse la prohibición y hacer luego como que no te has dado cuenta...tantas y tantas cosas...

Por eso me alegro. Por que conociendo la trayectoria del padre, el esfuerzo y dedicación de la madre, y la combinación de ambos, de ahí va a salir , como poco, un premio nobel. Aunque sea un premio nobel a nivel doméstico. Se que lo harán mejor que bien. Y yo estaré al otro lado del cristal (bueno ahora es plástico retroiluminado en formato panorámico), para verlo, y leerlo.

Felicidades Manoel.
Felicidades Zoel.

lunes, 5 de septiembre de 2011

De estrellas oscuras

...y no se trata esto de cuestiones relacionadas con la astronomía. Es algo mucho más cotidiano y aburrido. Es el resumen de la conclusión, de una patética historia, sin apenas ya importancia,  donde una estrella se ha convertido en un punto negro sobre un aun más negro firmamento, haciéndola no solo invisible y por tanto, inexistente, sino también particularmente y de forma subyacente, hueca.

Es la retorcida historia de la aun más retorcida vida, de quien ha dejado de brillar por méritos propios. De quien sólo brilla gracias al resplandor de las estrellas circundantes. De quien todavía se cree que puede volver a brillar, aunque, nada más lejos de la realidad.

Es, seguramente también la frustrada historia de quien solo tiene por objetivo limpiar su conciencia, aplicándose su propio cinismo. Escondiendo, cual avestruz, la cabeza bajo sus enormes gafas de sol, para que nadie pueda ver la verdad reflejándose en sus ojos.

Se trata sin lugar a dudas, del relato mas cutre sobre la vida de quien, creyéndose todavía brillante, no hace mas que rebozarse en su propia oscuridad, pretendiendo eso sí, glamour. Un glamour con mucha oscuridad.

También, -por que no decirlo-,  es la narración que describe almas vacías, intereses egoístas y que durante tanto tiempo ha conseguido engañar a todo el que pretendía bondad y buen hacer. Burlando intenciones ajenas de quienes la creían la más brillante. Los mismos que hoy, no sólo saben que no brilla, sino que además, tampoco les importa ese hecho.

Pero además, es la historia de quienes se preocuparon durante tantos y tantos años de que el brillo de esa estrella no se apagase, a pesar de los impactos meteóricos que había recibido.. De quienes cedían parte de su propia energía con todo el cariño y sin pedir nada a cambio,  para que esa estrella brillase cada día un poco más. Incluso de quienes han lustrado con todo el esmero que sus vidas y economías les permitían, cada rinconcillo de esa estrella para que, no sólo brillase, sino para que además se creyese su propio brillo.

Una historia sin éxito. Sin final feliz para nadie. Sin ganadores. Sin festejos ni celebraciones. Sin alegrías...

Pero esta historia insulsa y convulsa, ha servido para que quienes en su día pretendieron el brillo ajeno, hayan aprendido a brillar de forma autónoma sin deber nada a nadie, con la conciencia limpia, sin pena,  sin   -ya- dolor...y casi siempre, incluso, sin odio...sin sentimientos de ningún tipo.

Cuando el brillo de una estrella se apaga, nunca mas se puede volver a encender. Nunca. Y no podemos pretender hacer como que sigue ahí, poniendo un candil. Si sabemos que no brilla realmente, tan solo queda asimilarlo. Esa es tu tarea, estrella oscura.

sábado, 3 de septiembre de 2011

De fiestas: La Feria Franca de Pontevedra

La Feria Franca de Pontevedra, no es otra cosa que una masa ingente de seres humanos disfrazados de siglo XVI, al más puro estilo medieval. Se basa en el privilegio concedido por el Rey Henrique IV en el año 1476 en virtud del cual se autoriza la celebración de un mercado libre de impuestos de un mes de duración -quince días antes y quince días después del 24 de agosto-, festividad de San bartolomé.
En la actualidad, se ha desvirtuado bastante, pues el publico no sabe ubicar correctamente la fecha, o, simplemente no se ha molestado en investigar un poco las vestimentas típicas de la época. De esta forma, lo mismo vemos a un caballero medieval, que a una camarera tirolesa de finales del siglo XVIII. Pero lo importante es la intención, que no es otra que la de pasárselo bien, en un entorno que se transforma sustancialmente, ocultando de la vista cualquier elemento moderno, en la zona de celebración, e incluyendo atrezzo a lo largo de toda la ciudad -y sobre todo en la zona monumental-, para que los visitantes se embeban más en su papel de bandidos, vendedores, granjeros...

Y los que tenemos la mala suerte de vivir en el centro de esta ciudad, una vez más nos veremos sometidos a ruidos, destrozos, suciedad, calles cortadas, inexistencia de aparcamientos, y, en definitiva, la falta de previsión y la desorganización a los que nos tiene acostumbrados este alcalde.
Hace un par de semanas, las fiestas de la Peregrina, con atascos kilométricos, y horas para encontrar una plaza de aparcamiento en la otra punta de la ciudad,  amen de las broncas, ruidos, roturas y suciedades que acarrea, con un servicio de limpieza al borde de la huelga y, a todas luces, insuficiente. Ahora la feira franca. El resto del año, las fiestas de Campolongo, con mas cortes y ruidos y atascos,  obras, rotondas, los muertos del alcalde (triquipunes o limitadores ilegales de velocidad a base del incremento en la elevación del asfalto), peatonalizaciones masivas sin descenso del coste del impuesto de circulación (si hay menos espacio para circular, que cueste menos el citado impuesto seria lo justo, ¿no?), eliminacion intencionada y abusiba de plazas de aparcamiento publico en pro de zonas de carga y descarga, jardines innecesarios que luego no se mantienen, instalación de mobiliario público absurdo como sillas a medio metro de la calzada donde poder respirar el humo de los escapes a gusto...

Así que, desde este humilde blog, pido a los asistentes a la feira franca, un poco de concienciación con los que no tenemos otro remedio que vivir en este pueblo. Recordad que esa botella que abandonas en cualquier sitio, molesta lo mismo que si fuese delante de tu casa. Aguántate un poco y no te mees en mi portal. No tires latas de bebida en el buzón de la publicidad. No hace falta, -de verdad-, que cantes a las 5 de la madrugada: Ya tengo radio. El coche tiene mas velocidades que la segunda. prueba a poner tercera y veras como haces menos ruido. Y no pites. ¿Para qué pitas? ¿No sabes que en núcleo urbano no se puede pitar? Si te molestan, llama a la grúa, que para eso está. Y si has dejado a alguien, ya te has despedido, tampoco es necesario el pii-pii según arrancas. Si te has olvidado la espada a juego con tu disfraz, no arranques una rama del árbol. Que ya es feo de narices, como para dejarlo pelado.

En definitiva, pásalo bien, pero no molestes, coño.