jueves, 15 de noviembre de 2012

¿Cuantas personas han acudido a la manifestación?

Realmente, es mucho más sencillo de lo que nos hacen creer, contar de forma exacta, -con un margen de error de décimas ,  a las personas que han acudido a una manifestación.
Y también el número de personas que han secundado una huelga, (es decir, que no han ido a trabajar), aunque no hayan ido a la manifestación.

En cuanto al primer caso (el de las personas que acuden a una manifestación), hace ya algunos años que existen diferentes métodos de conteo, desde los basados en imágenes fijas, hasta el conteo de imágenes dinámicas.

Esta empresa quebró, por que, evidentemente, en determinados casos es mucho mas rentable la desinformación.
La empresa Mirame.net tiene otro método de conteno dinámico de personas en tiempo real basado en cámaras de vigilancia.

Los diferentes medios de comunicación se limitan a repetir o estimar los datos de presencia que reciben de las diferentes policías, delegaciones de Gobierno o partidos políticos, sin ni siquiera molestarse a contrastarlos, pero los métodos antes mencionados (por poner los dos primeros ejemplos de los muchos con los que me he topado), pueden realizar esa tarea de forma precisa. Muy, muy precisa.

Pero nos han acostumbrado de tal forma a cifras imposibles de controlar, con la intención de aparentar en ambas partes el mayor éxito de concentración (en caso de la organización), o ausencia (en caso de la parte criticada, habitualmente el gobierno), que ya, ni nos inmutamos.
Pero por poner un ejemplo, la manifestación organizada por la derecha y la iglesia contra el aborto, donde según la organización habían acudido dos millones de personas, se reduce a apenas 56 mil personas, según métodos de conteo preciso.

Sin embargo, prefieren seguir utilizando métodos de conteo basados en la estimación, usando datos de consumo eléctrico (que habitualmente se alteran conectando el alumbrado público durante el día), o basados en el numero de personas que caven por metro cuadrado en un lugar concreto. Métodos tan imprecisos como aleatorios.

En cuanto al número de personas que han secundado una huelga (trabajadores que no han ido a trabajar, independientemente de que finalmente fuesen a manifestarse o no), hay un método que nunca se ha utilizado, y que indica con una precisión del 100% el resultado requerido:
Cuando una persona secunda una huelga, su empresa ademas de no abonarle el salario perteneciente al día que no ha trabajado, tampoco cotiza por él en la seguridad social.
De esa forma, -indagando en el número de personas por las que se ha dejado de cotizar el día de la huelga, (descontando las bajas, despidos, etc), se obtiene una cifra tan precisa que posiblemente asustaría mas de uno.
Existen otros métodos para el conteo de personas, aunque menos precisos, como son  el numero de  conexiones de teléfonos móviles (mediante métodos de conexión a torres de telefonía móvil o triangulación), y algún otro del que no he encontrado demasiada información, como el conteo a través de ecos de radar.

En cualquier caso, sobran métodos que ya sea por su precisión individual, como por su precisión en conjunto, para contabilizar el numero de personas por tramo y hora, la velocidad e incluso la concentración en puntos concretos...pero no se utilizan, quizás por que no interesa...

Por eso, cuando en adelante escuches un dato relacionado con el numero de personas que han acudido a un acto o lugar, pero no escuches el método que han empleado para obtener ese dato, da por hecho que es un dato totalmente erróneo, y habitualmente tanto mas alejado de la realidad, como éxito en el comunicado se pretenda obtener o impacto se desee ocasionar.

Dicho lo anterior, solo cabe hacerse una pregunta:

¿Por qué no se emplean metodos precisos (los citados u otros), para obtener cifras acordes a la realidad?

domingo, 11 de noviembre de 2012

Tonta. Eres tonta.

Hasta tal punto es idiota, que me empiezo a plantear seriamente si esta tierra del noroeste, tiene algún condimento extraño...o quizás el agua...o el aire que respiramos..
Aunque es una teoría que descarto enseguida, pues si tal fuese el motivo, todos seriamos igual de idiotas que Andrea Hermida.

Es cierto, -para qué intentar decir lo contrario a estas alturas del libro-, que mi condición de homosexual me impide ser imparcial en este litigio léxico, y hasta me convierte en parte de la acusación.
Es cierto también, -faltaría mas-, que no simpatizo ni de lejos con la derecha de este país;
No podría darle mi apoyo a quienes, de entrada, no consideran que tenga los mismos derechos (pero sí obligaciones), que un heterosexual...o que un votante del PP.
Siempre he mantenido que, de entrada, me tendrán que considerar un igual, y a partir de ahí discutiremos sobre economía, sanidad, educación...o lo que sea. Pero partiendo de la misma linea de salida. Mientras tanto, no.

Tampoco entiendo a ese reducido y casi siempre oculto grupo de homosexuales que votan a la derecha, supongo, fruto de la doble vida, represión familiar, ideológica o social, según en los círculos en los que saben que no serian aceptados en caso de declarar abiertamente su condición sexual. Allá ellos y sus armarios...

Pero el considerarme una parte implicada, me otorga si cave (y si no, al igual que ha hecho Andrea Hermida auto-nombrándose coordinadora de las nuevas generaciones del PP de Vigo, me lo otorgo yo, a modo de "quiero y no puedo"), el derecho a la legítima defensa verbal, a no ser que ella, o su novio Gonzalo (que va anunciando denuncias por los foros de internet, a modo de caballero defensor de una damisela idiota, al parecer, por la la publicación de unas imágenes que, por otro lado, ellos mismos ya habían publicado y eran de libre acceso), quieran pasar a mayores.

A ver: Que digo yo que pase que la niña sea una una mentirosa (suplantando un cargo que nadie le ha concedido).De nuevo, allá cada cual con sus frustraciones políticas y la permisividad de su partido para dejar que haga ese tipo de cosas hasta que ocurre algo...
Incluso pase que, en vez de pedir disculpas y humillarse un pelín en público, hulla y se quede escondida en algún...agujero protector, lejos de micrófonos, cámaras y vecinos cotillas, sin hacer ruido con la insana intención de que el caos que ella sola ha provocado dentro y fuera de su partido (el Partido Popular), pase y termine cuanto antes para, seguramente, continuar donde lo dejó, mas un plus de rencor extra hacia la parte social que la ha reprendido.
Fijaos hasta donde llega  esa buena fe que me han dado de serie con este tipo de"personas" (lo he entrecomillado con un poco de nocturnidad, lo confieso), que hasta creo que lo ha dicho sin pensarlo (evidentemente), pero no con la intención de insultar, como quien le dice a grito pelado a ella por ejemplo "Oye, eres una hija de la grandisima puta". No, no creo que que lo escribiese con esa finalidad.
Yo creo que, es que simplemente es idiota. Corta. Tonta del bote, vamos...
De ese tipo de personas a las que le dan dos medallas: Una por tonta, y otra por si la pierde.
Esas personas que, por el motivo genético o de desarrollo físico del tipo que sea (ya se sabe que en algunas personas hay algo mal conectado por ahí ..), no han logrado un desarrollo intelectual pleno, y claro, como no se dan cuenta, intentan alcanzar logros que a todas luces (pocas luces, la verdad), están muy lejos de su alcance.
Y cuando poco a poco, después de percatarse de que, efectivamente, quizás tiene alguna conexión por ahí ..que no va como debería, suelta la tontería que todos hemos leído, y lo remata con una gilipollez todavía mejor. 
De hecho, estoy convencido de que, justo después de apretar esa tecla gorda de la derecha del teclado y que sus estupideces quedasen ante la vista de los estupefactos seguidores, justo ahí, justo en esos segundos que han precedido a la pulsación de la tecla, se ha sonreído ella sola ante el monitor, creyendo que incluso así podría fomentar del algún modo la búsqueda de una cura, para una enfermedad que no existe. 
Debió de pensar algo así como "bueno, yo ya he hecho mi buena obra del día, siendo condescendiente con los pobres homosexuales que tanto daño se están auto infligiendo". Y con la misma, terminó el refresco del vaso que tenia a la izquierda del monitor  y se fue a cagar, la mar se sonriente, pensando otras estupideces por el estilo, entre empujón y empujón.
Yo al menos me la imagino así: Una joven que es simplemente tonta.
Sin planes preconcebidos.
Sin maldad.
Solo tonta.
Y mucho.

PD: Lo de que ahora la derecha visible salga defendiendo la igualdad y desautorizando o reprobando las tonterías de esta tonta, tampoco cuela. Que son muchos años promoviendo la discriminación. Justo, hasta el otro dia que el Tribunal Constitucional les cerro la boca.